Anorexia y Bulimia desde la Bioneuroemoción®

 

Las personas Trastornos de la Conducta Alimentaria –TCA- presentan patrones distorsionados en el acto de comer - comer en exceso o dejar de hacerlo- en respuesta a un impulso psíquico - como el miedo intenso a engordar- y no por una necesidad metabólica o biológica. Estos trastornos pueden dañar la salud hasta el punto de causar la muerte.

La mayor parte de las investigaciones publicadas recientemente muestran un aumento preocupante de estos trastornos. En EEUU la anorexia nerviosa supone ya la tercera enfermedad crónica más frecuente entre mujeres adolescentes y la letalidad de los TCA es la más alta entre las detectadas por trastornos psiquiátricos-  cerca de 7.000 muertes al año a partir de 2010.

En España los últimos estudios realizados coinciden en señalar una tasa de prevalencia de casos de TCA en población adolescente entre el 11% y el 16%.  La magnitud del problema es evidente, pues está afectando, en mayor o menor medida, al menos a una de cada diez chicas adolescentes. Estos trastornos son de 7 a 10 veces más comunes en mujeres que en hombres.

Desde la visión de la Bioneuroemoción® Tanto la anorexia como la bulimia expresan una negación de la propia vida, y son una forma extrema de odio hacia uno mismo. La comida es alimento en el nivel más básico. Cuando te odias a ti mismo, en realidad odias una idea que tienes de ti mismo. Y las ideas y creencias se pueden cambiar.

Con frecuencia procuramos hallar razones “comprensibles” que nos expliquen por qué no nos aceptamos, por qué no nos quieren ni nos aceptan tal como somos. La presión social de encajar en un estereotipo de belleza, unida a la obsesión de la industria de la moda con la extrema esbeltez, proporcionan a las personas que sufren TCA una explicación “lógica” para justificar  lo que están sintiendo y concentran el odio en su propio cuerpo.

Muchas mujeres se dicen continuamente a sí mismas: “Mi cuerpo no es adecuado, con este cuerpo no sirvo para…”. En un nivel están diciendo que si fueran más delgadas, entonces se aceptarían,  las amarían, gustarían a los demás, pero eso no funciona. Nada funciona desde fuera. Hay una profunda necesidad de un alimento emocional y necesidad de que te acepten los demás. Pero la clave es la aprobación y la aceptación de uno mismo.

Los TCA  incluyen, entre otros, la Anorexia Nerviosa y la Bulimia Nerviosa, que son los problemas más comunes y, aunque los describo aquí por separado, los síntomas aparecen mezclados con frecuencia.

Anorexia Nerviosa y Bioneuroemoción®

La anorexia nerviosa es una grave enfermedad psiquiátrica caracterizada por la incapacidad de mantener una relación sana con la comida, aspecto que se convierte en una obsesión, observándose insatisfacción permanente con la delgadez alcanzada, aun cuando se haya llegado a niveles de adelgazamiento extremo. Hay un miedo enorme a aumentar de peso y una autoagresión importante al privarse del alimento y  otras conductas i.e. purgas, ejercicio excesivo o ayuno.

Para estas personas el único estímulo existente en la vida es perder cada vez más y más peso. Sienten apatía por todo lo que viven y rechazo por su cuerpo, el motor principal de la existencia. Pueden tener fuertes sentimientos de odio hacia sí mismos y ganas de vivir la vida de otra persona o desaparecer.

La edad de inicio en la anorexia nerviosa se sitúa frecuentemente entre los 13 y los 18 años, pero cada vez se están encontrando más casos tanto en niñas prepúberes como en mujeres adultas.

Conflictos relacionados con la anorexia:

Hay una relación tóxica con la madre, real o imaginaria, pero la persona que sufre esta patología lo vive así. Puede ser muy inconsciente y en la mayoría de los casos encontramos un fuerte peso Transgeneracional.

La relación que se tiene con el alimento, simboliza a la madre: madre tóxica, mamá fría, separación con mamá. Los anoréxicos suelen rechazar a su madre como símbolo de alimento y nutrición.

Si padeces esta afección es muy importante que reflexiones sobre la relación con tu mamá y sobre todo, debes transformar la percepción que tienes de ella. Ella hizo lo mejor que pudo en cada momento, teniendo en cuenta su historia, sus circunstancias y sus creencias, se puede llegar a la comprensión de que ella vivió con sus miedos y sus limitaciones como cualquier ser humano. Tomar conciencia de esto es esencial.

Es posible que consideres que no fue una “buena madre” -quizás porque no te prestó la atención que creías que tenía que prestarte, o porque te prestaba demasiada atención, o porque era demasiado estricta, etc.-  cuando eras pequeña o pequeño pero lo más probable es que lo que te hace sufrir es la percepción de los acontecimientos y no los hechos en sí.

Resentir: “Mi mamá me da comida/afecto tóxica”, “Mi mamá controla mi vida, mi espacio, mi identidad”. “Rechazo a mi madre” “Rechazo el amor, el afecto de mi madre”.

También la anorexia aparece en mujeres que no quieren ser mujer, repudio a la feminidad y a la sexualidad. Hay un miedo o rechazo al sexo, a la proximidad y al calor. Ansían atención y la consiguen por medio de la enfermedad. Tienen que hacer consciente su deseo de amor, sexo y egocentrismo. Conflicto con la identidad. Solución: No comer.

Para recuperar el gusto por la vida y los alimentos, es importante aceptar a tu madre de la forma que es o ha sido, cambiar la percepción y aceptarla como mujer para poder aceptarte a ti misma como mujer o, si eres hombre, aceptar tu parte femenina que todos los humanos tienen.

Tendremos en cuenta, a la hora de observar la anorexia en la Consulta de Bioneuroemoción®, el Proyecto Sentido (etapa desde la concepción hasta los 3 años),  el Transgeneracional de la persona y sus creencias limitantes.

Bulimia Nerviosa y Bioneuroemoción®

Se trata de una afección en la que la persona siente un apetito permanente, insaciable e incontrolable, lo que  lleva a la persona a alimentarse de manera precipitada y excesiva. Estas personas utilizan diferentes medios para intentar compensar los atracones: la provocación del vómito, el uso excesivo de laxantes o de diuréticos, el ayuno y ejercicio físico muy intenso.

Es una enfermedad compulsiva, un desequilibrio nervioso que muestra que te encuentras en reacción total frente a la vida.

El inicio suele darse entre los 18 y 25 años, aunque se está adelantando la edad de aparición y la enfermedad se manifiesta con más frecuencia entre los 24 y los 40 ya que, al no ser el deterioro físico tan severo como en la anorexia, el cuadro clínico pasa desapercibido durante años.

Las causas emocionales son parecidas a las de la anorexia y también se suele presentar en personas que han perdido a sus madres o que nunca las han conocido.

Conflictos relacionados con la bulimia:

Querer colmar un vacío afectivo. Hay una necesidad ser amado y recibir “alimento emocional”. Hay una sensación de vacío que se intenta llenar desesperadamente. Alimento físico = alimento emocional.

Como en la anorexia, el alimento es un símbolo de la madre. Mamá tóxica, mamá fría, separación de mamá. Si los niños (particularmente las niñas) toman “leche tóxica” pueden tener de mayores estas patologías. Llamamos “Leche tóxica” a las emociones de la madre, que influyen en la lactancia, de manera que si la madre tiene emociones tóxicas, puede dar “comida tóxica” al niño. De hecho, la leche se agría de verdad si el conflicto de la madre es grave.

También hay una relación difícil con la madre, aquí la separación es más importante. Hay una búsqueda de buen alimento afectivo, que puede que se haya tenido por algún tiempo y luego se haya perdido (como un destete brutal).

Un niño pequeño que no quiere comer siempre es un conflicto con mamá (mamá tóxica). Preguntar a mamá: “Que es lo que no quieres, digerir…” El niño somatiza el conflicto de la mamá, por eso en las consultas de Bioneuroemoción® los síntomas de los niños pequeños los tratamos directamente con las madres o ambos padres.

La persona bulímica también puede buscar protección. Y ¿qué hace?, comer, porque comida es igual a madre, “…tomo la comida que no me da mi madre…”. Al revés de la anoréxica que es “no me gusta mamá,…la comida de mamá es tóxica, por lo tanto no como,…”.

Resentir: “Quiero seguridad de mamá y lo que me da es angustia e inseguridad.” “Lo que me da mamá es lo que no quiero” “Me gustaría que el afecto que me da mi madre fuese diferente” (por eso lo vuelvo a sacar).

El resentir es un resentir de asco y de miedo.  Por ejemplo, hay mujeres que al mirarse al espejo se encuentran muy gordas y se dicen me doy asco, y en este momento pueden bloquear el glucagón y generan hipoglucemia y esto hace que tengan hambre y empiezan a comer. Se dicen: “me doy asco de comer de esta manera” y en este caso pueden provocarse vómitos y caer en bulimia.”

Si sufres bulimia, debes evaluar cómo es la relación con tu madre, si sientes odio, vergüenza o cuáles son los sentimientos que ella te provoca. Debes aceptarla como es, por más que no compartas la forma de ver el mundo. Debes soltar el odio y el rencor, aceptando la realidad y de esa forma tomar las riendas de tu propia vida, sanando heridas que te permitirán crecer personalmente y ser feliz.

Finalmente, comparto el caso de una mujer que supero la bulimia nerviosa. Su “adicción a la comida” comenzó sin darse cuenta. Tiene recuerdos de niña en los que meterse comida en la boca le daba asco, llegando a vomitar, las horas de las comidas las vivía con terror, como un castigo que se repetía varias veces todos los días.  Lo siguiente que recuerda es comer sintiéndome culpable, y los adultos haciendo comentarios del estilo a “no comas tanto que estas gorda”. No sabe en qué momento se produjo el cambio, pero recuerda con nitidez sentir que su cuerpo era “monstruoso” a los 12 años. A pesar de no haber estado nunca gorda, su relación con la comida fue una obsesión, una adicción y causa de inmenso sufrimiento durante años.

Como el problema es “desde siempre” buscamos en la historia de su madre. Vemos que efectivamente ella tuvo dificultades con la alimentación desde la prepubertad, siempre se sintió gorda y tuvo la autoestima baja. De niña siente que sus padres no le hacen caso (o no como a ella le gustaría), y de joven no le permiten elegir qué hacer ni qué estudiar.  Se queda embarazada de mi clienta a los 20 años, no tiene pareja y vive con sus padres, en el seno de una familia muy conservadora. Por su situación no deseba tener el bebé (sentimiento de no tener derecho a la vida).

Durante el embarazo no le permiten salir de casa porque es una vergüenza y cuando nace la niña, en el hospital, está sola. La primera vez que intenta darle el pecho a su hija, mi clienta, están allí delante sus padres y un cura; ella se siente muy culpable, avergonzada y nerviosa; la niña no coge el pecho (“leche tóxica”). Además, a niña no quiere comer y eso causa mucho estrés en el ambiente: gritos, castigos y violencia. Cuando tiene entre 5 y 6 años, su madre se va de casa porque no soporta la situación, su madre (la abuela) y otros familiares no le dejan ejercer de madre porque ella “no sabe”. La madre regresa a casa y se vuelve a ir varias veces durante la infancia de mi clienta (“Quiero seguridad de mamá y lo que me da es angustia e inseguridad”).Ahí se produce el cambio, pasa de no querer comer nada (la niña somatiza el conflicto de la mamá) a comer con ansia y comienzan a aparecer los primeros síntomas de la bulimia (separación, vacío afectivo que quiere llenar).

También exploramos la situación de la abuela, ella se casó muy joven para irse de casa de su madre porque “no la soportaba”, ya que era muy autoritaria y nada cariñosa.

Al hacer juntas una lectura desde la Bioneuroemoción ® en consulta, trabajar el Proyecto Sentido y el Transgeneracional y finalmente, hacer un trabajo de localización y cambio de creencias, esta mujer de treinta y tantos años toma conciencia de todo (hay más detalles que no he compartido) y por fin siente que su relación con la comida y con su cuerpo es sana. Pero para ella lo más importante ha sido transformar la visión de su historia y cambiar esas emociones negativas por amor y comprensión, consiguiendo así no solo una mejor relación consigo misma, sino con su madre, su abuela y toda su familia.

Y para mí también lo fundamental de esta visión, de este paradigma, no es tan solo el hecho de que ayude a sanar el cuerpo, sino que esta forma de vivir y entender el mundo tiene el potencial de cambiar y mejorar todo tu mundo y cada instante de tu vida.

 

Fuentes:

www.prevencion.adeslas.es/es/trastornoalimenticio/masprevencion/Paginas/cifras-anorexia-bulimia.aspx

https://www.youtube.com/watch?v=aNrtTDO-mts

http://www.rcpsych.ac.uk/healthadvice/problemsdisorders/eatingdisorderskeyfacts.aspx

 

Todos mis artículos, se basan en los estudios de profesionales de diferentes disciplinas, como Salomón Sellam, Christian Flèche, Dr. Ryke Geerd Hamer, o Enric Corbera, entre otros, y en mi propia experiencia.

 

Comments

If you want to post comments, you need to login first. login

Información al usuario

En este espacio virtual, Ud. Obtendrá información que tiene que ver con la salud.

Ninguna opinión o información que pueda extraer de los textos que aquí se publican, sustituyen ni pretender alterar la relación que Ud. Tiene con su médico.

Es su responsabilidad usar y hacer uso de esta información de manera que complementen y enriquezcan sus conocimientos sobre su estado emocional.

En última instancia, es su responsabilidad tomar las decisiones más convenientes sobre su salud.

Sobre BioCommunity

Bienvenidos a la mayor comunidad de salud, crecimiento personal e intercambio de conocimientos.

En esta comunidad podréis encontrar diversa información sobre diversas técnicas de curación así como gran variedad de expertos en estas terápias.

Donación

Si deseas realizar un donativo para la sostenibilidad de la comunidad, puedes hacerlo con el siguiente botón a través de PayPal.

Todos los donativos irán destinados a la mejora y al mantenimiento de la comunidad, así como el coste de los servicios implicados.