LA RISA, UN ASUNTO MUY SERIO

¿Cuántas veces te ríes al día? Es importante hacerse esta pregunta, porque la risa puede ser una de las mejores medicinas y el buen humor tiene el poder de sanar. Sin embargo, a menudo nos olvidamos de reír porque estamos muy ocupados con asuntos que consideramos más serios o porque tenemos problemas y ¿Cómo nos vamos a reír? Sin embargo, la seriedad mal entendida nos impide vivir aprovechando  los múltiples beneficios para la salud física y mental que nos puede aportar la risa en el día a día y a largo plazo.

Hay un refrán castellano que dice: "Quien de todo se ríe, ese es el que bien vive”. Confieso que aunque fui una niña alegre, la adolescencia me pillo tomándome la vida muy en serio y sintiéndome incapaz de reírme de mí misma. Hoy ya no me tomo en serio, hago honor al refrán de mi tierra y, efectivamente, siento los grandes beneficios de la risa en mi vida. Éste ha sido un inmenso aprendizaje y una transformación que me ha liberado de cargas innecesarias  y me ha aportado herramientas esenciales para mi vida personal y profesional. Por todo esto, dedico este artículo a las personas que me hacen reír y, en especial, a las que me enseñaron a reírme de mí cuando aún no era demasiado tarde.

Y es que, ¿quién no ha sentido un gran bienestar al echarse unas buenas risas? También es fácil darse cuenta de que el sentido de humor nos une a los demás, incluso vemos que las parejas que se ríen juntos tienden a tener relaciones más duraderas y satisfactorias. La risa transmite buen rollo, distensión y bienestar, por eso nos atrae; incluso vemos a la gente más guapa cuando sonríe.   A continuación, veremos que unas buenas carcajadas no solo nos hacen sentir bien en el momento, sino que la risa tiene beneficios duraderos para nuestra salud y mejora nuestra calidad de vida de muchas formas.

Fortalece el sistema inmunológico

La risa libera una gran cantidad de endorfinas –‘hormonas de la felicidad’–, lo que conlleva un fortalecimiento del sistema inmunológico y, por lo tanto, proporciona al organismo una mayor protección frente a las infecciones y una mayor resistencia contra distintas enfermedades.

Ayuda a aliviar el dolor

Cuando te ríes de verdad, además distraerte del dolor, se activa la glándula pituitaria y en tu cerebro se liberan HACT (hormona adrenocorticotrópica) y endorfinas. La HACT invita a secretar mayores niveles de cortisol, un importante antiinflamatorio natural; y las endorfinas tienen un efecto analgésico de tipo opiáceo, similar al de la morfina, por eso las endorfinas se conocen como "opiáceos naturales".

Una investigación de la Universidad de Oxford demuestra que reír a carcajadas puede aumentar la tolerancia al dolor.  “El estudio pone de manifiesto que quienes se ríen más son más capaces de soportar el dolor, pero no vale con una simple sonrisa, hay que reírse a carcajadas para que el cuerpo segregue endorfinas que, además de crear euforia, calmen el dolor”

http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/reir-a-carcajadas-es-el-mejor-analgesico

Entrenamiento físico

Cuando nos reímos a carcajadas movemos más de 400 músculos, y se activan músculos que no utilizamos habitualmente. Algunos investigadores sostienen que reír 100 veces durante el día es equivalente a hacer un ejercicio aeróbico durante 15 minutos en bicicleta, lo cual no es poco.

Además, este esfuerzo que hacen nuestros músculos precisa de mayores niveles de oxígeno en sangre, así, entre carcajada y carcajada, recibimos más del doble del oxígeno que respiramos en situación de reposo. Ríete más y más, porque además la risa vacía los pulmones de más aire del que cogen, resultando en un efecto de limpieza- similar a la respiración profunda. Esto es especialmente beneficioso para personas con afecciones respiratorias, como el asma.

Ayuda a perder peso

¿A que cuando te ríes a mandíbula batiente por un buen rato llegan a dolerte los abdominales? Es porque estás haciendo un excelente ejercicio físico que, entre otros beneficios para tu salud,  quema grasa corporal, eleva la frecuencia cardiaca y acelera el metabolismo.

También, al reírnos con ganas,  nuestro abdomen y diafragma se contraen, de forma que facilitan el proceso digestivo, eliminando grasa y toxinas de nuestro cuerpo, y mejorando la regulación intestinal.

Protege el corazón

Las personas que se ríen mucho y con regularidad, tienen una presión sanguínea más baja que la media. Cuando te ríes con ganas, la presión arterial aumenta inicialmente, disminuyendo después a niveles más bajos de lo normal.

El corazón es un músculo que, como cualquier músculo de tu cuerpo, se hace más fuerte y funciona mejor cuando lo ejercitas. Reírse a carcajadas con regularidad puede mejorar la circulación sanguínea y reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiacas. Según las investigaciones, 15 minutos de risa al día es tan beneficioso para tu corazón como 30 minutos de ejercicio aeróbico 3 veces por semana.

Mejora el funcionamiento de nuestro cerebro

El efecto neurológico de la risa: Otra hormona que segregamos cuando reímos es la catecolamina, que está implicada en el correcto funcionamiento de nuestro cerebro. Este neurotransmisor también tiene la capacidad para mejorar nuestra memoria, el rendimiento académico y la agilidad mental.

Anatómicamente, la risa provoca la activación de más de un conjunto de músculos faciales. Esta activación hace que el organismo segregue endorfina, una sustancia que, a través de un proceso químico, “fluidifica las conexiones neurales”, favoreciendo los procesos cerebrales de atención y comunicación.

La risa sirve para levantar el ánimo, para estimular el sistema inmunológico, para incrementar la creatividad y la lucidez mental. Posee un efecto analgésico, crea un buen ambiente y predispone a una buena comunicación, relaja y reduce el estrés, consecuentemente, mejora la capacidad para pensar y tomar decisiones acertadamente.

Además, la risa involucra varias regiones en todo el cerebro y activa áreas del cerebro que son vitales para el aprendizaje y la creatividad. Como señala el psicólogo Daniel Goleman en su libro Inteligencia Emocional, "la risa… parece ayudar a que la gente piense de manera más amplia y asociarse con mayor libertad."

Nos ayuda a gestionar el estrés

Las personas con mucho sentido del humor son menos propensas a contrariarse cuando tienen que enfrentarse a situaciones negativas. La risa ayuda a gestionar el estrés de muchas maneras:

Reduce el nivel de al menos cuatro hormonas implicadas en el estrés, por lo que tras una buena carcajada te sientes mucho menos tenso y ansioso.

Reírnos a carcajadas nos ayuda a  liberar la energía que se acumula y nos hace sentir que vamos a reventar.

Cuando nos reímos, nos distraemos, quitamos el foco de cualquier cosa que nos produce ira, emociones negativas y estrés.

La risa ayuda a cambiar el punto de vista, nos puede dar una perspectiva más alegre y nos ayuda a ver los eventos como retos, lo que los hace menos amenazantes y más positivos.

Finalmente, la risa ayuda a aliviar la tensión en el entorno: la risa es contagiosa.

Reduce la depresión

Muchos estudios han demostrado que la risa tiene influencia directa en cómo nos sentimos y en la actitud que tomamos para afrontar las dificultades. La risa reduce la tensión y el estrés, y disminuye la ansiedad y la irritación, que son los principales factores que contribuyen a los estados depresivos.

Como ya hemos visto, cuando reímos, segregamos endorfinas, una hormona asociada a la sensación de felicidad, placer y bienestar. Además, la risa también nos hace segregar dopamina y serotonina, sustancias que combaten algunos trastornos del estado de ánimo como la depresión o la ansiedad.

Mejora las relaciones interpersonales y con uno mismo

La risa acerca a las personas y crea intimidad. Además es una excelente herramienta para controlar y reducir la tensión cuando hay conflictos. Ya sea con la pareja, con amigos, familiares o compañeros de trabajo, compartir el sentido del humor y reírse juntos mejora las relaciones, reduciendo el estrés de todos y ayudando a comunicarnos de manera constructiva.

Además, la risa nos permite dejar a un lado el sentido del ridículo y tomarnos la vida con buen humor y con más distensión, cosa que puede acarrear una mejora en nuestra autoestima y, por lo tanto, en nuestras relaciones e interacciones sociales. Así, cuando conocemos a alguien nuevo, la risa puede ayudarnos no solo a atraer a la otra persona, sino también a superar las inseguridades que aparecen en el proceso de conocer a otra persona.

Beneficios sociales

La risa es contagiosa, si te ríes más, lo más probable es que ayudes a las personas que te rodean a reírse más. Y al elevar el estado de ánimo de los que te rodean, el nivel de estrés se reduce y posiblemente mejore la calidad de la interacción social que experimentes con ellos, reduciendo tu nivel de estrés todavía más.

Cuanto más te rías con la gente, más te recordaran por la energía positiva y los sentimientos de bienestar que les aportas. ¡Buen rollito!

Estado meditativo

Mucha gente dice que “no sabe meditar”, sin embargo, cuando te ríes con ganas, estás meditando y beneficiándote de los efectos de la meditación.

“La risa es tremendamente relajante, es una gran meditación. Si puedes reír totalmente, si puedes reír con totalidad, entrarás en un espacio de no-mente, de no-tiempo.” - Osho

“¿Lo has observado?: cuando te ríes de verdad, durante esos pocos momentos estás en un profundo estado meditativo. El pensamiento se detiene. Es imposible reír y pensar a la vez. Son cosas diametralmente opuestas: o puedes reír o puedes pensar…” – Osho

“El tiempo que pasa uno riendo es tiempo que pasa con los dioses”

Proverbio japonés

Herramienta de autoconocimiento

La sombra es un arquetipo clave a trabajar por lo mucho que puede aportarnos en la superación personal. Todos tenemos un lado oscuro, que por nuestro bien es necesario conocer, aceptar e integrar.

En la sombra están todas las características, sentimientos y capacidades rechazados por el ego, sin embargo no todo es negativo.  Jung dijo que “La sombra contiene un noventa por ciento de oro puro. Lo que se ha reprimido encierra una tremenda cantidad de energía y contiene, consecuentemente, un gran potencial positivo… La sombra solo se convierte en algo hostil cuando la ignoramos”. Así, para mejorar nuestra vida debemos prestarle atención y aunque no podamos contemplarla directamente, la sombra aparece continuamente en nuestra vida diaria y una forma de descubrirla es en el humor.

¿Qué provoca tu risa?

En las situaciones o bromas que nos provocan carcajadas se expresan nuestras emociones más ocultas, más bajas o más temidas; nos hallamos en presencia de la sombra. En este sentido, poner atención a lo que despierta nuestro sentido del humor y nos hace reír, puede contribuir a aumentar nuestro autoconocimiento.

Según John A. Sanford, la sombra suele ser la que ríe y se divierte, por ello es muy probable que quienes carezcan de sentido del humor tengan una sombra muy reprimida.

Longevidad

Reírse, hasta de uno mismo, es una de las mejores recetas para gozar de una buena salud física, mental y emocional. Los especialistas aseguran que las personas con buen sentido del humor tienen muchísimo menos riesgo de infarto o trombosis. Esto, unido a todos los beneficios de la risa que hemos visto, les permite vivir más años.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que aunque la risa genuina nos aporta grandes beneficios, una sonrisa falsa o forzada no aporta ninguno de los beneficios atribuidos a una sana carcajada,  incluso puede empeorar el estado de ánimo y causar irritabilidad, ira y tristeza.

“Cuando podemos reírnos de los dramas, de las circunstancias anteriormente infelices de nuestras vidas, sabemos que estamos curados. Cuando nos aproximamos a cualquier aspecto de nuestra vida con un planteamiento  rígido y sin humor, aún nos queda trabajo por hacer”

Nunca te olvides de reír. - Carol M. Howe

 

Como hemos visto, reírse aporta muchos beneficios y de muy distinta naturaleza: afectivos, emocionales, físicos, psicológicos… Si la risa nos ayuda a tener un cuerpo más sano, a estar más guapos, a estar más tranquilos, más alegres, a aprender mejor, a tener mejores relaciones con los demás y con nosotros mismos, e incluso puede alargar nuestra vida, ¿no os parece que reírnos es un asunto muy serio?

Para terminar, deciros que no sé cuántos años viviré, pero, como escribió Og Mandino: “Nunca permitiré que me vuelva tan importante, tan sabia, tan grave y reservada, tan poderosa, que me olvide de reírme de mí misma y del mundo. Seguiré siempre siendo un niña.”

 

Fuentes:

http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/reir-a-carcajadas-es-el-mejor-analgesico

Osho, De la medicación a la meditación.

Varios autores, Encuentro Con La Sombra. El Poder Del Lado Oscuro De La Naturaleza Humana.

Carol M. Howe, Nunca te olvides de reír.

 

Comments

If you want to post comments, you need to login first. login

Información al usuario

En este espacio virtual, Ud. Obtendrá información que tiene que ver con la salud.

Ninguna opinión o información que pueda extraer de los textos que aquí se publican, sustituyen ni pretender alterar la relación que Ud. Tiene con su médico.

Es su responsabilidad usar y hacer uso de esta información de manera que complementen y enriquezcan sus conocimientos sobre su estado emocional.

En última instancia, es su responsabilidad tomar las decisiones más convenientes sobre su salud.

Sobre BioCommunity

Bienvenidos a la mayor comunidad de salud, crecimiento personal e intercambio de conocimientos.

En esta comunidad podréis encontrar diversa información sobre diversas técnicas de curación así como gran variedad de expertos en estas terápias.

Donación

Si deseas realizar un donativo para la sostenibilidad de la comunidad, puedes hacerlo con el siguiente botón a través de PayPal.

Todos los donativos irán destinados a la mejora y al mantenimiento de la comunidad, así como el coste de los servicios implicados.